¿Qué características debe tener un transportín para perros?

El transportín para perros es un elemento indispensable a la hora de viajar con una mascota. Cuando vamos a trasladar a un perro es muy importante hacerlo de forma adecuada. El transportín debe adaptarse al tipo de transporte que vamos a utilizar así como al tamaño y peso del perro. Lo más esencial es que esta herramienta sea muy segura para el animal, haciendo que los trayectos sean cómodos para todos.

Transportín para perros

A la hora de comprar un transportín para perros hay que hacer un pequeño estudio de las necesidades que queremos cubrir con el mismo. Si queremos un transportín para viajar en avión será diferente del que necesitamos para viajar en coche. El tamaño y el peso del perro influyen en el tipo de contenedor que debemos escoger.

El transportín es un elemento indispensable en todas las casas en las que existe un perro. Se trata de una herramienta básica a la hora de llevar al perro de viaje. Hay personas que utilizan el transportín para llevar a su perro al veterinario. Puedes usarlo para viajes en coche, en moto o en cualquier modo de transporte que desees.

Existen distintos tipos de transportín según el material o la forma del mismo. Su función principal es proteger al perro durante todo el tiempo del trayecto. Cuando el perro va dentro de habitáculo va más seguro que fuera de él. En los aviones casi siempre es obligatorio que el perro viaje dentro de este contenedor.

transportín seguro para perros
Un transportín seguro debe tener muy buena ventilación

Algunas personas también utilizan el transportín como caseta para el animal dentro de casa. En este caso suele tener algún colchón acolchado en la parte de abajo para que el perro esté más cómodo. Es muy importante que el contenedor disponga de rejillas de ventilación para que el perro pueda respirar bien.

En el mercado podemos encontrar distintos tipos de transportín, los modelos más buscados son plegables o rígidos. Entre los distintos materiales que componen este método de transporte se encuentran el plástico, el metal o diferentes opciones de tela.

Usos del transportín para perros

Hay que tener en cuenta que el transportín debe utilizarse durante un tiempo determinado. Normalmente el perro no puede moverse mucho dentro del habitáculo por lo que necesitará salir cada poco tiempo.

No debemos olvidar nunca que el transportín solo debe usarse para cosas positivas con el perro. Antes de obligarle a entrar dentro del transportín debemos acostumbrarle a él, para que lo asocie a algo suyo. Es muy importante que el perro se acostumbre al uso del transportín para evitar que pueda sufrir estrés al utilizarlo.

El modelo de metal se asemeja a una jaula y tiene la base desmontable

Esta herramienta se puede utilizar para diferentes situaciones en la vida de un perro. Siempre debemos intentar que el animal asocie este habitáculo como algo positivo. Hay que tener en cuenta que cada animal necesita su tiempo de adaptación, por lo que no debemos forzarle a entrar. Solo debemos invitarle a pasar dentro poco a poco. De esta manera conseguiremos que sea el perro el que acuda al transportín sin ayuda de nadie.

Se puede utilizar el transportín para adiestrar a los cachorros, de manera que aprendan a hacer sus necesidades. Una forma de educar a los cachorros a que hagan sus necesidades en un sitio específico es utilizar el transportín. Podemos acostumbrarlos a que hagan sus necesidades fuera, de manera que siempre lo hagan en el mismo lugar. El transportín puede ser el lugar al que acudan a por su premio cuando lo hagan bien.

También se puede utilizar como cama para el perro, solo hay que ponerle una pequeña colchoneta dentro para que esté más cómodo. Y mantener la puerta siempre abierta, para que pueda entrar cuando quiera.

El uso del transportín para viajar es el método más común, ya que así las mascotas viajan de una forma muy segura. Lo más adecuado es acostumbrar al perro desde cachorro a viajar dentro del transportín. Pero si el perro es adulto hay que ir acostumbrándole poco a poco.

Esta herramienta también es muy eficaz cuando el perro sufre ansiedad por separación. Pero este tipo de uso es recomendable cuando hay un especialista cerca para llevar las pautas a cabo de la forma correcta.

¿Cómo acostumbrar al perro al transportín?

Antes de empezar a utilizar el transportín con el perro debemos acostumbrarle a esta nueva herramienta. Es muy importante que el perro asocie el hecho de meterse dentro de este instrumento como algo positivo.

Es primordial que el uso del transportín nunca se haga como método de castigo. No debemos introducir al perro dentro del transportín tras haber realizado alguna trastada o para evitar que se cruce con otros perros. El transportín siempre debe utilizarse como algo bueno para el animal, de lo contrario no lograremos que se habitúe a él.

Para empezar, se debe acostumbrar al animal desde cachorro, ya que es la mejor opción para todo. Antes de nada, hay que colocar el transportín en un lugar en el que se pueda quedar unos días para poder hacer una sesión de trabajo. Es importante que la puerta del contenedor siempre esté abierta, para que el perro pueda entrar de vez en cuando a olfatear y a investigar.

Comenzaremos realizando actividades agradables para el perro cerca del transportín. Le lanzaremos juguetes, golosinas o snacks cerca del lugar en el que está colocado para que se acerque él solito. Iremos realizando este ejercicio combinando el juego fuera y dentro del habitáculo. Podemos alternar juegos con sus propios juguetes o con premios para motivarle más.

transportín de tela
El transportín de tela es más recomendable para razas de perro pequeñas

Las sesiones de aprendizaje dependen del tiempo que necesite el perro para adaptarse a su nueva zona de confort. Poco a poco iremos introduciendo los juguetes y las golosinas dentro del transportín para que el perro pase más tiempo dentro. Podemos meter varios snacks y una vez que haya entrado, cerrar la puerta unos minutos para que se vaya acostumbrando.

Hay que tener en cuenta que debemos ir con tranquilidad, cuando el perro se acostumbre, será él mismo el que se meta dentro del transportín. Una vez que veamos que el perro pasa algunos ratitos dentro, ya podemos realizar el primer viaje. Debe ser un viaje cortito y con un destino agradable para la mascota. Podemos darle una golosina a modo de premio al terminar el viaje.

Tipos de transportín

El transportín para perros es una herramienta muy buena para poder ir con tu mascota de viaje. Se trata de habitáculo en el que el perro puede viajar de la forma más segura posible. Podemos encontrar distintos tipos de transportín según sus materiales o la forma.

Transportín rígido

Este tipo es el que más se utiliza para viajar y como caseta para exterior. Se trata de un elemento muy práctico, ya que esta fabricado con un material rígido y es muy cómodo. Al ser un material duro no se deforma ni se adapta a ningún espacio.

Es el ideal para viajar en coche con perro, ya que se puede colocar en distintas zonas del vehículo. Además, las puerta puede estar en la parte frontal o en la lateral según las necesidades que tengas. Contiene varias rejillas y suele tener ventanas en los laterales para que haya buena ventilación en su interior.

Los materiales del transportín rígido pueden ser plástico o metal, ya que los de tela son desmontables. Algunos modelos se pueden desmontar mediante un cierre de seguridad. En algunos lugares como en los aviones, es obligatorio utilizar un transportín rígido y no desmontable. Para viajar en avión con perro es necesario seguir unas normas básicas establecidas por las compañías.

Transportín desmontable

Dentro de este grupo podemos encontrar transportín de tela o de metal. Esta opción es más práctica pero menos resistente a los golpes, mordidas o arañazos del perro.

Transportín de tela: es muy práctico para llevarlo a todas partes, ya que se pliega y se queda como un libro. Pero se trata de una opción menos resistente que las demás ya que este material se rompe con más facilidad.

Si el perro se pone a morder el transportín puede llegar a romperlo y se puede escapar. Por tanto, esta opción es recomendable cuándo nos colocamos cerca para poder observar al perro.

Una de las ventajas de este tipo de material es que se puede montar en cualquier espacio, por pequeño que sea. La tela se adapta al lugar en el que se coloca y se transporta con facilidad.

mochila para perros
Existen mochilas con ruedas para poder trasladar a los perros

Transportín de metal: es muy parecido a una jaula, ya que esta fabricado con metal y normalmente tiene unas pequeñas rejas. En la mayoría de modelos la bandeja que sirve de soporte de la jaula se puede desmontar con facilidad.

Esta opción es muy cómoda cuándo se tienen varios perros, ya que tiene más capacidad que las demás opciones. Además otra de las ventajas de este modelo es que se puede plegar, de esta manera se queda sin ocupar nada de espacio. Al plegar el transportín el espacio que ocupa se puede utilizar y es más práctico para los dueños de los perros, ya que utilizan el maletero para otras cosas.

La opción rígida también se puede usar como herramienta de entrenamiento, se utiliza como una zona en la que acostumbramos al perro a realizar determinadas tareas. En alguna ocasión también se utiliza como parque cerrado o zona de estar para los perros dentro de una casa. Si tenemos varios perros y una de las hembras está en celo podemos aprovechar este transportín para separarlos durante el tiempo que le dure el celo.

Transportín mochila

Este tipo de transportín solo es aconsejable para perros pequeños, ya que por su tamaño no soporta mucho peso. Se trata de una opción muy cómoda para el transporte de los perros pequeños.

Con este modelo puedes llevar al perro contigo en todo momento. Dentro de este grupo se pueden encontrar distintas opciones.

Existen bolsos, mochilas de tela o mochilas con ruedas para llevar a los perros pequeños. Lo bueno de este tipo de transportín es que si el perro está cansado puedes seguir paseando llevándolo contigo. También es muy útil cuando el perro tiene alguna lesión.

Si estas planeando un viaje, este modelo es muy práctico para poder hacer largas caminatas sin que el perro se canse.

Recuerda que antes de escoger un transportín debemos fijarnos en algunos consejos básicos para decidirnos por el más adecuado para nuestro perro.

Consejos básicos para escoger un transportín

Antes de lanzarte a comprar un transportín debes saber para qué lo vas a utilizar. Hay que elegir uno duradero, con un material resistente a los golpes y que no resulte nada peligroso para el perro.

Es muy importante que tenga una buena ventilación, pero que el perro no pueda salirse del transportín sin nuestra ayuda. Lo más importante de todo es que tenga una seguridad fiable para el animal.

transportín para perros rígido
A la hora de viajar con un pero hay que llevarlo en transportín

A la hora de escoger un transportín no debemos fijarnos en el precio sino en la calidad del conjunto.

  • Resistente: es básico que el material de fabricación sea muy resistente a golpes, mordeduras y arañazos.
  • De larga duración: es aconsejable que dure mucho tiempo, ya que su uso no es diario.
  • Tamaño adecuado al animal: es uno de los factores más decisivos a la hora de escoger un transportín. No es lo mismo un habitáculo para un perro mini que para un perro grande. El perro debe poder estar tumbado sin que se salgan sus extremidades, debe tener sitio para estar cómodo. Además debe soportar el peso del animal.
  • Ventilación: se trata de algo muy importante ya que de la ventilación depende la salud del animal. El contenedor debe de tener varias rejillas de ventilación para que el perro pueda respirar con facilidad.
  • Adaptado al uso que se le va a dar: es imprescindible que antes de escoger un transportín pienses bien el uso que le vas a dar.

Siempre que vayas a viajar con tu perro dentro de un transportín debes vigilarle y tenerle hidratado. Además, es conveniente que haya hecho sus necesidades antes de meterse en el transportín. Puedes meter un cuenquito especial con agua dentro del transportín para que pueda beber si lo necesita.

Normalmente se recomienda que el perro no coma nada al menos media hora antes de emprender un viaje. De esta manera evitaremos imprevistos dentro del transportín. Si el viaje va a ser muy largo es recomendable preguntarle a un especialista para que nos dé los mejores consejos.