Dogo Canario

El Dogo Canario también es conocido como presa canario. En la actualidad es considerado un símbolo nacional de la Isla de Gran Canarias. Destaca por un carácter noble y fiel y por una complexión fuerte propia de los buldog y otros perros de presa. Hay que tener en cuenta, que está considerado perro peligroso en España, por lo que es importante seguir la normativa vigente.

Proviene de una raza prehispánica de canes si bien terminó de formarse en el siglo XVIII con la llegada de ingleses y sus bulldog y bull terrier.

Características del Dogo Canario

Dogo Canario
Con una buena educación, será un perfecto compañero

El Dogo Canario es un perro de complexión fuerte y tamaño medio. Con una altura en cruz similar a la del Pastor Alemán, es un perro imponente, fuerte, musculoso y con una gran agilidad. Pese a su aspecto y a estar considerado en España un perro peligroso, su carácter es dócil y, bien educado, es un perfecto perro de compañía. Es un animal sereno y atento, además de muy leal y fiel, por lo que adiestrado adecuadamente responderá a las ordenes sin problemas.

Debido a su carácter territorial, necesita una buena educación desde cachorro. Solo así se conseguirá que no se convierta en el líder y trate de posicionarse por encima de sus dueños. Además, al ser tan fuerte, en caso de una mala educación puede provocar verdaderos problemas. Sin embargo, si está socializado será un animal cariñoso y fiel, con un excelente carácter.

Pese a su aspecto de perro peligroso, es muy cariñoso en familia y se muestra protector con los niños. Pero, y eso debe tenerse en cuenta, puede ser distante y hasta agresivo con extraños. Esto se debe a su carácter territorial y protector.

En la actualidad es utilizado, principalmente, como perro de guardia y no se aconseja tenerlo en zonas urbanas. No tanto por su peligrosidad como por las necesidades de ejercicio y esparcimiento que tienen. Tampoco es recomendables para personas que no están habituadas a perros territoriales o que no tienen experiencia adiestradora.

Información básica

Altura a la cruz: entre los 60 y los 66 cm en los machos.

Peso: de 50 a 65 kg los machos.

Capa: Atigrados (bardinos) en toda su gama, desde el oscuro al gris neutro muy claro. Negro. Leonado en toda su gama.

Promedio de vida: 12 a 14 años.

Carácter: territorial, fiel y sereno.

Relación con los niños: protectora.

Relación con otros perros: Mala.

Aptitudes: Perro de guardia y protección, trabajo con ganado.

Necesidades del espacio: no recomendable en un piso.

Alimentación: de 700 a 900 g. diarios de alimento completo seco adaptado a las razas grandes.

Arreglo: nulo.

Coste mantenimiento: elevado.

Estándar

  • Clasificación FCI: Grupo 2 Pinscher y Schnauzer- Molosoides – Perros tipo de Montaña y Boyeros suizos. Sección 2.1 Molosoides – tipo dogo.

Historia de la raza

Tras la conquista castellana de las Islas Canarias, los cronistas de la época describieron muchas de las maravillas que se encontraban en la zona. Entre los animales y lugares que les impactaron, estaban unos perros que atacaban al ganado masacrándolo. Tanto fue así, que en febrero de 1526 aparecen los daños en los cedularios del cabildo de Tenerife. La solución fue ordenar a Pedro de Lugo que acabará con estos animales.

Pedro de Lugo, con sus perros de presa, comenzaron a cazar a los que se encontraban en estado salvaje. Tan solo se permitían tener una pareja a los carniceros, y sería con esas parejas con las que se preservaría la raza. Tanto es así, que durante el siglo XVI y XVII la raza recobraría fuerza, pero ya al servicio de los humanos. Desde ese momento, se usarían como perros de guardia, como perros pastores con el ganado mayor y, también, seguirían en las carnicerías.

Dogo canario

El siglo XVIII supondrá un cambio en la morfología de los dogos canarios. La llegada de colonos ingleses a las islas supone la entrada de perros como el Bulldog o el Bullterrier. Razas que estaban adaptadas a las peleas de perros que tanto gustaban a los británicos y que conllevo el mestizaje con el dogo canario. 

Además del los bulldog y Bullterrier, la raza tendrá otro antecedente: el Majorero o Bardino, originario de Fuerteventura. Este perro era usado en la guerra, pero también para manejar el ganado y como perro guardián. Tenía una gran sobriedad y resistencia física y se usó para mejorar la especie.

La raza de Dogo o Presa Canaria se ha mantenido viva gracias a las peleas de perros, pero tras la prohibición de peleas en 1960, estuvo a punto de desaparecer. Pero en 1970 se plantea una política oficial para recuperarlo como parte del Patrimonio Autóctono de las Islas Canarias. Si bien no hay programas para mejorar la raza.

En 2001 se aprobaron provisionalmente los estándares de la raza, que fueron aprobados definitivamente por la FCI en 2011.

La salud

El Dogo Canario es un perro adaptado al mundo rural y al campo. Resiste muy bien el calor e incluso puede mantenerse varios días sin beber. Es decir, estamos ante un perro que no suele presentar problemas de salud. Pero no debemos olvidarnos de realizarle inspecciones veterinarias periódicas.

Además, como todos los perros de gran tamaño, puede padecer algunas enfermedades con más facilidad que los perros pequeños. Aunque, en este caso, no estamos ante problemas congénitos ni hereditarios:

Por último, si queremos que llegue a la edad anciana lo más sano posible, es importante que haga ejercicio diario. Esto ayudará, además, a evitar problemas psicológicos en nuestro animal.

Cuidados diarios

No requiere muchos cuidados. Con un cepillado semanal para evitar acumulación de pelo muerto y suciedad es suficiente. Al no tener doble capa y el pelo muy corto debe usarse un peine de cerdas cortas y blandas. De otra forma, podríamos producirle daños en la piel.

El dogo canario es un perro que necesita largos paseos. Si queremos mantener su musculatura y mantenerlo activo, es importante que de 2 o 3 paseos diarios de más de 30 minutos. Este ejercicio le ayudará, también, a soltar estrés lo que evitará malos comportamientos o actitudes destructivas en el hogar.

Educar al Dogo Canario

Cachorro de Dogo Canario
Cachorro de Dogo Canario

El Dogo Canario es un perro dócil y obediente, pero de carácter territorial y fuerte. Eso conlleva que debe ser perfectamente educado y socializado desde cachorro para evitar problemas en la edad adulta. Es importante que desde los 3 meses (es decir, pasado el destete y la cuarentena), comencemos a presentar a nuestro Dogo Canario otros animales y personas.

En caso contrario, al ser un animal territorial y muy protector, puede sentirse agredido (y atacar) por los desconocidos. Incluso, si el animal no está bien educado desde cachorro para obedecer, podría atacar a su propio dueño si cree que está usurpando su terreno.

Es un perro de difícil educación y adiestramiento, por eso no es recomendable para dueños novatos. Y, aunque hayamos tenido experiencia previa con perros similares, es casi obligatorio que sean adiestrados por profesionales.

¿Cómo adquirirlo?

Antes de adquirirlo debes tener en cuenta una serie de cuestiones. La primera de ellas, es tu experiencia con perros de carácter fuerte. Si es tu primer perro, te recomendamos que elijas otra raza más sencilla de manejar. También debes tener en cuenta la disponibilidad de espacio y tiempo para cubrir sus necesidades, ya que de otra forma podría volverse destructivo.

Si cumples esos requisitos, entonces te recomendamos que antes de hacerte con un Dogo Canario, te pongas en contacto con la  Real Sociedad Canina Española (RSCE) o con el Club Español de Dogo Canario.

 Otros perros similares al Dogo Canario

Si buscan un perro de este tipo, quizá también te interese saber sobre otras razas que se incluyan en el mismo grupo de la clasificación FCI (Grupo 2.1. Molosoides, tipo Dogo):