Anemia en perros: todo lo que debes saber

La anemia es una de esas enfermedades que debilitan al sistema tanto en las personas como en los animales. La anemia en perros es más común de lo que imaginamos, aunque no se vea a simple vista. Para encontrarla se necesitan realizar algunas pruebas importantes que solo podrá hacer el especialista. Nosotros siempre recomendamos acudir al veterinario ante cualquier síntoma de debilidad en el animal.

Vamos a conocer todo lo que tenéis que saber con respecto a la anemia en perros a continuación, así que atentos a ello.

¿Cómo se produce la anemia en perros?

La anemia en perros, y también en personas, es producida por la deficiencia de glóbulos rojos, también llamados eritrocitos. Estas células son las que están en la sangre y las encargadas de transportar oxígeno a lo largo del sistema circulatorio que, a su vez, lo reparte por todo el cuerpo. Es decir, son las encargadas de que todo funcione correctamente.

La disminución de los glóbulos rojos se puede producir por diferentes motivos como, por ejemplo, los siguientes:

  • El cuerpo deja de producir glóbulos rojos de forma natural.
  • El sistema inmunitario del perro ataca, de forma errónea, a los glóbulos rojos y los elimina. Esta anemia, además, tiene nombre propio (anemia hemolítica inmunomediada).
  • Porque el perro ha sufrido un accidente que le ha ocasionado una gran pérdida de sangre.
  • Por una hemorragia interna en el intestino que no se ha diagnosticado a tiempo.
  • Por una presencia importante de parásitos intestinales que ataquen al sistema del animal.
  • Por reacción a algunos medicamentos como, por ejemplo, el paracetamol. Recordad que antes de medicar a un perro debéis consultarlo con el especialista.
  • Por genética, en estos casos la anemia en perros se denomina anemia congénita.
  • Por infecciones bacterianas muy severas.

Síntomas de la anemia en perros

Aunque nosotros en casa no podemos diagnosticar a nuestro perro, sí que podemos observar ciertos síntomas que pueden indicar que nuestro perro padece esta enfermedad. Analiza los siguientes síntomas de forma detenida para ver si tu mascota muestra alguno de ellos.

  • Los perros que tienen anemia suelen tener una pérdida de apetito bastante importante ya que pasan de comer a dejar de comer totalmente.
  • Otro de los síntomas de la anemia en perros es la pérdida de color en la lengua y en las encías, que cambian de un color rosado a un color blanquecino. Este cambio de color se debe a que los glóbulos rojos son los que le dan el color a la sangre, por lo que si tiene carencia de ellos, los lugares por los que pasa la sangre se vuelve de un color más pálido.
  • El tono amarillento en los ojos del perro es otro de los síntomas de la anemia en perros, especialmente en los casos de anemia hemolítica. El tono de la piel también se vuelve amarillento, aunque esto es un poco más difícil de observar.
  • Tener menor vitalidad, jugar menos y estar más tiempo de lo normal acostado puede indicar que tu perro tiene anemia. Los perros con anemia suelen estar más débiles y tener menor energía, por lo que, si tu perro solía jugar sin parar y ahora ya no lo hace, es posible que esta sea la causa.
  • Si no ha presentado ningún síntoma antes, con el tiempo es posible que tenga dificultades para respirar y un pulso acelerado. Estos síntomas son comunes en los casos en los que la anemia lleva instalada mucho tiempo en el animal.

Anemia en Perros

Tratamiento de la anemia en perros

Muchas personas, al enterarse de que su perro padece anemia, se llevan las manos a la cabeza ya que creen que es una enfermedad que no tiene marcha atrás. Pero esto no es así, la anemia tiene solución, al igual que en las personas, y su veterinario es el que le pondrá el tratamiento necesario para que se recupere en el menor tiempo posible.

Dependiendo de las causas que han hecho que el animal tenga anemia, el tratamiento será diferente. No es lo mismo un perro que ha perdido mucha sangre en un accidente, por ejemplo, que un perro que no se alimenta de la forma adecuada. Es por ello por lo que tendréis que informar al veterinario de todos los movimientos, de toda la rutina y de todo lo que come vuestro mejor amigo. Lo mejor es no ocultar nada ni olvidarse ya que puede ser determinante para el tratamiento.

En el caso de pérdida repentina de sangre, el veterinario recomendará realizar una transfusión de sangre de forma inmediata, de esta forma el animal podrá recuperarse más rápidamente al tener, de nuevo, la cantidad de sangre necesaria en el cuerpo.

Si la anemia en perros que padece tu mascota tiene que ver con parásitos, lo más probable es que el veterinario recomiende atacar a estos bichos con medicamentos para eliminarlos al completo. Después de eliminarlos es posible que tengáis que estar un tiempo con vitaminas y suplementos para que el animal se llegue a recuperar del todo.

Por último, si la anemia está causada por la falta de nutrientes, que en este caso se llama anemia ferropénica, el experto os aconsejará una dieta adecuada para solucionar esta falta de glóbulos rojos. Eso sí, que un perro tenga falta de nutrientes no significa que sea porque no está alimentado, sino porque la dieta que llevan puede que no sea la más adecuada para ellos.

Sea como sea, una buena alimentación es siempre recomendable, tenga el tipo de anemia que tenga. Al igual que los humanos, los perros necesitan ciertos nutrientes para tener una buena salud y nuestra misión es proporcionárselos para que estén totalmente sanos.

Qué alimentos debe comer un perro con anemia

Existen ciertos alimentos que estimulan la producción de glóbulos rojos en la sangre, y son esos precisamente los que debemos incluir en la dieta diaria de nuestro perro para que la anemia desaparezca lo más rápido posible.

Hay que indicar que la dieta de un perro con anemia no depende de la raza del perro, es decir, que no importa de qué raza sea, no existe una dieta específica para combatir la anemia dependiendo de la raza, sino que hay ciertos alimentos que ayudan a eliminarla en todos los perros. Eso sí, consulta siempre con tu veterinario cualquier cambio en la dieta del animal, él te dirá si es aconsejable o no ya que depende mucho del estado de salud de tu mascota.

También hay que tener en cuenta el tamaño del perro a la hora de darle de comer. Un perro que pesa 10 kilos no come, o al menos no debería comer, la misma cantidad de alimentos que un perro que pesa 40 kilos. Tened esto también en cuenta a la hora de incluir los alimentos que proponemos.

Carne de ternera, de vaca o de res

La carne de ternera, de vaca o de res es rica en proteínas y en vitaminas del grupo B. Este tipo de vitaminas son las que ayudan al cuerpo a fabricar la cantidad adecuada de glóbulos rojos en sangre, por lo que si mascota está baja en este tipo de glóbulos, añade un poco de carne de ternera, de vaca o de res a su alimentación diaria.

Huevos

Los huevos también son alimentos ricos en proteína de alta calidad y de vitamina B12, por lo que son ideales para ellos. Eso sí, recuerda consultarlo con el especialista para que pueda dar el ok a este tipo de alimento. No todos los perros pueden comer huevo y eso hay que tenerlo en cuenta.

Yogur

Aunque los lácteos no son muy recomendados en general, es posible que el consumo de yogur pueda ayudar a tu mascota a sanarse. El yogur suele contener vitamina B12, proteínas y fermentos lácticos que pueden ayudar al intestino.

Vitamina C

La vitamina C, como ya sabréis, ayuda al organismo a aprovechar y absorber todo el hierro que se ingiere por los alimentos, es por ello por lo que es muy recomendable tomar vitamina C para la anemia en perros. Normalmente se administran suplementos de vitamina C que realizan esta función.

Almejas y berberechos

Estos alimentos también son indicados para perros ya que contienen una gran cantidad de hierro entre sus propiedades. Es cierto que puede que a tu mascota no le agrade del todo, pero al menos podéis intentarlo.

En definitiva, tenéis que incluir en su dieta alimentos ricos en hierro, en proteínas y en vitaminas del grupo B, como, por ejemplo, la vitamina B12. Ten en cuenta que existen alimentos que contienen hierro o vitaminas en un porcentaje bastante alto pero que no son recomendables para los perros ya que son alimentos tóxicos. Los huesos son, por ejemplo, uno de esos alimentos a evitar.

Anemia en perros

Cuidados que debe tener un perro con anemia

Ya hemos visto que los perros con anemia suelen estar más débiles por esa deficiencia de glóbulos rojos y por ello debemos tener cuidados especiales para ellos y para que no se vean más afectado de lo que ya están.

En primer lugar, los paseos de un perro con anemia deben de ser más cortos. Estos animales no son capaces de aguantarse en pie mucho tiempo, por lo que los paseos deben ser más cortos y menos espaciados en el tiempo. También debéis tener en cuenta que es mejor no exponerlos al sol, por lo que es mejor evitar los paseos en las horas de más calor.

Es muy importante que siempre dispongan de agua fresca para evitar la deshidratación durante el día. Los perros que tienen anemia suelen estar más deshidratados y beben más agua, de ahí a que los paseos tengan que ser más continuos, tendrán más ganas de orinar.

Por lo demás, debéis procurar que vuestro perro siempre esté atendido y cerca vuestra, así podréis vigilarlo.

Hay que tener en cuenta que una de las causas de la anemia es la aparición de parásitos, tanto internos como externos. Es por ello por lo que nosotros recomendamos realizar la desparasitación del animal cada 6 meses y, por supuesto, la visita regular al veterinario para comprobar que el pequeño de la casa está totalmente sano.

Sigue, además, el calendario de vacunación e intenta que siempre tenga todas las vacunas al día, de esta forma se podrá evitar más de un disgusto, sea o no sea anemia en perros. Todas las enfermedades son importantes, así que procura tener la cartilla de tu perro al día.

Una vez curado de la anemia, el perro deberá visitar regularmente al veterinario para someterlo a unas pruebas que garanticen que la anemia no volverá a aparecer. De esta forma estaréis previniendo que el perro vuelva a tener este tipo de afección ya que, una vez que la cogen, es posible que se vuelva a repetir.

Prevención de la anemia en perros

Una buena alimentación, unos cuidados exquisitos y una revisión veterinaria de forma regular pueden ayudar a prevenir la anemia en perros. Es cierto que si la anemia se produce por motivos genéticos estos cuidados puede que no sirvan del todo, pero siempre pueden ayudar a prevenirla o a que tarden en aparecer.

Pero esto no es todo, un diagnóstico rápido puede evitar que un brote de anemia avance y evolucione, por lo que el perro apenas tendrá que sufrir las molestias y los síntomas que causa la anemia. El tratamiento, además, será mucho más efectivo.

No olvides seguir estos consejos para tratar o prevenir la anemia en perros, y consultado siempre con tu veterinario. Él sabrá mejor que nadie que habrá que hacer en estos casos.